Historia de MENDIOLA

El 20 de Octubre de 1881, a eso de la media tarde, el Marqués de la Rosa-seca, que desde Flandes venía en peregrinación a Santiago de Compostela, entró en el poblado de Valcarlos, extrañado por el buen firme del camino que las últimas cuatro leguas tenía.
Tuvo que parar para cambiar los caballos y descansar, ya que estaba previsto, que en el Hotel Ferran, terminase la etapa de aquél día.
En dicho lugar se encontró con las autoridades provinciales y locales que celebraban la inauguración de la carretera que unía Navarra con Francia por la Villa de Valcarlos.
El menú fue pantagruélico, tal es así, que se compuso de Tapioca, Salmon a la Chapitela, Costillas de Burguete, Bocados de Ibañeta, Liebre Valcarlina, Perdiz de Gorosgaray, Bisaltos de Gaindola, Espinacas de Pertole, Pavos rellenos de Gañecoleta, Gigot de Roncesvalles, Plumpudding Navarro, Postre Español, Vinos Franco-Españoles.
Al día siguiente no se reanudó la etapa al estar el señor Marqués un poco indispuesto, y por eso, se dedicó a pasear por el lugar, y como más tarde dijera, se empapó de las maravillosas vistas que se le ofrecieron.
Pero, no solo por su paseo le fue muy provechoso el día, sino que pudo entablar conversación con el Duque de Puerta-Negra y su esposa, que por aquella época disfrutaban de los baños tonificantes y medicinales, que en el balneario, junto al hotel, se ejercían y que en gran número, congregaban a la alta sociedad de la época. Tanto es así, que pudieron disfrutar de la “pasa de la paloma”, que era un espectáculo único por su belleza, donde los cazadores daban rienda suelta a sus hazañas en las tertulias nocturnas, los militares contaban las mil y una batallitas que entusiasmaban a las damas y damiselas y donde los comerciantes de ambos lados de la frontera, cerraban sus compra-ventas.
Al día siguiente, con mucha pena, tuvo el señor Marqués que reanudar su marcha, no sin antes prometer, volver a tan bello lugar.

La casa, unida al Camino de Santiago

El llamado Camino Francés cruza LUZAIDE-VALCARLOS en su recorrido desde Saint Jean de Pied de Port a Roncesvalles. Desde la época medieval, un gran número de peregrinos ha atravesado la localidad en viaje a Santiago de Compostela.

En la ruta principal que sirve para atravesar los Pirineos, existen dos variantes. Ambas lo hacen por terrenos de Luzaide-Valcarlos:

  • Camino Bajo o del desfiladero, que asciende hasta Ibañeta por el valle.
  • Camino Alto: sale de Donibane-Garazi/Saint Jean de Pied de Port, (con otro ramal de Saint-Michel-le-Vieux) y escala en rampa los primeros kilómetros de puerto, sube a Astobizkar y de allí baja a Orreaga-Roncesvalles.